7) LEY DE LA ATRACCION - Creer o no creer

La enseñanza de la Ley de la Atracción no se le puede imponer a nadie, porque cada persona sola debe por propia iniciativa inmiscuirse en esta apasionante materia. Por supuesto, si no llega el conocimiento a ella en forma fortuita, puede ser que algún amigo o pariente le acerque los primeros contenidos, para que luego dicha persona por propia convicción, comience a adentrarse en toda su sabiduría.

 

Por ello más que una enseñanza yo diría que es un aprendizaje. A diferencia de las matemáticas, en esta materia si uno quiere enseñarle a otro y éste es escéptico, dicha persona no aprenderá nada porque simplemente no quiere creer. Es decir el conocimiento que cada persona va adquiriendo, es por el propio camino hacia el aprendizaje que uno mismo se va trazando.

 

Y es obvio por lo menos para la mayoría de las personas, que éstas van creyendo no porque le digan tal o cual cosa, sino porque van experimentando ellas mismas estas enseñanzas, primero en las pequeñas cosas y luego a medida que van avanzando en sus conocimientos, podrán ir aplicando dichas herramientas para circunstancias o eventos más complejos.

 

En general los escépticos que dicen no creer, dicen que de última esta “ley” ayuda psicológicamente a las personas, al imponerles el vivir con pensamientos positivos y disminuir los pensamientos negativos por propia decisión. Y esto es cierto sólo hasta cierto punto.

 

Porque el pensamiento o entendimiento clásico respecto a este punto, sería el conocido refrán: VER EL VASO MEDIO VACIO O MEDIO LLENO.

 

Sin embargo quien sólo se adentra en el estudio de la ley de la atracción, comprenderá el verdadero significado de esta frase. Porque debido al poder que cada persona tiene de recrear su destino, de acuerdo a los pensamientos que desarrolle en su mente, ese “VASO” (es decir todas las situaciones que nos acontece vivir diariamente) comenzará a tener vida propia.

 

Ya que si vemos el vaso medio vacío, no sólo es que uno tenga una mentalidad limitante hacía cómo ver las situaciones de todos los días y que como consecuencia de ello, nuestras emociones y sensaciones, nos hagan deprimir por concentrarnos en una mirada negativa de cada hecho de la vida, o de algunos de ellos.

 

El tema principal y ahí es cuando actúa en definitiva la ley de la atracción, es que al ver el vaso medio vacío éste empezará a vaciarse. ¿Qué quiero decir con esto?, que a pensamientos negativos vendrán a nosotros más situaciones negativas o se acrecentarán las ya conocidas.

 

Mientras que si vemos el vaso medio lleno, contrariamente al caso anterior, nuestros pensamientos positivos nos traerán mayores situaciones beneficiosas o acrecentarán las ya existentes. Es decir, vemos el vaso medio lleno y ante esta influencia psicológica el mismo empezará a llenarse.

 

¿Tú cómo quieres ver el vaso, vaciándose o llenándose?. Tú decides, el camino lo traza sólo tu propia mente; nadie influye en ello, salvo que tu inconsciente los atraiga por tus propios pensamientos. Así que es hora de que te pongas a trabajar para diseñar tu futuro, porque nadie más que tú lo lograrás.

 

Así que mira la vida con optimismo y eso ella te dará. Y recuerda: Imponte continuamente la fuerza de voluntad sostenida por la perseverancia. 

 

Si deseas saber más sobre la Ley de la Atracción y acceder a un directorio con los mejores enlaces de libros y artículos que tratan sobre la Ley de la Atracción y la Física Cuántica, puedes ingresar gratis en http://secretoalexito.jimdo.com/

 

Desde Mar del Plata, Argentina, hacia todo el mundo, Walter Daniel Genga.

Escribir comentario

Comentarios: 0