85) LEY DE LA ATRACCION - El tercer ojo

Antes de comenzar a explicar sobre el título de este artículo, narraré una experiencia que me sucedió la semana pasada, pero para no identificar a la persona que fue parte de la misma voy a cambiar el desarrollo de la historia, pero no el concepto, que es en definitiva sobre lo que quiero apuntar:

 

Hace un mes una persona debía devolverme un elemento que me pertenecía y se había atrasado más de quince días, de la fecha para la que se había comprometido en su devolución.

 

Yo le había hecho en los dos últimos días llamados al celular, pero cuando identificaba mi número cortaba.

 

Si hay una cosa que me pone los pelos de punta son aquellos individuos que no ponen la cara y cuando los tienes enfrente ponen excusas estúpidas de porque no pudieron atender el teléfono, en vez de decir de frente la verdad.

 

El tema es que (la semana pasada) yo necesitaba ese elemento y como esta persona no lo traía, las últimas dos noches no había podido dormir ante los pensamientos que invadían mi mente.

 

Así que al tercer día apliqué sólo la parte final de un procedimiento explicado en el libro “La Transposición Cibernética” de Stuart A. Lichtman y Joe Vitale.

 

Y digo sólo la parte final, porque el método que se explica en este libro, habla sobre ir conformando las afirmaciones de nuestros deseos mediante un método de prueba y error, ante las palabras que nos suenan utópicas cada vez que las pronunciamos en esa afirmación.

 

Y luego recién cuando esa afirmación no nos produce contradicciones (yo digo un nudo en el estómago), por no estar diciendo ya una mentira ante nuestra propia conciencia; recién entonces formular ese deseo.

 

Y ese deseo, se explica en este libro, hay que expresarlo con los ojos cerrados concentrándose en nuestro entrecejo, e imaginando que el mismo (el deseo) está cubierto por una esfera blanca de protección.

 

En conclusión, al tercer día de no poder dormir bien por la razón ya esgrimida al principio de este post, a media mañana apliqué esta técnica, centrándome de la forma explicada en mi entrecejo, imaginándome que esta persona me devolvía lo que tenía que traerme.

 

Al mediodía luego la llamé nuevamente, pero en vez de hacerlo al celular lo hice al teléfono fijo, incluso me atendió primero su hijo a quién le dije quien era; es decir sabiendo que era yo se podía haber negado a atender poniendo cualquier excusa. Sin embargo me contestó y ante mi sorpresa, me dijo que estaba esperando para que fuera a buscar eso que me pertenecía. Así que a los diez minutos mi deseo se había cumplido.

 

Antes que nada debo aclarar que este procedimiento indicado en dicho libro, lleva según el caso varios días y varías modificaciones de la formulación que queremos crear; lo cual es algo en que yo personalmente no estoy de acuerdo, pero entiéndase bien, no digo que no funcione (como no lo apliqué exactamente no puedo decir que sirva o no); simplemente digo que como he explicado a lo largo de los artículos que he escrito, mi investigación se centra en ver como los ricos consiguen sus objetivos aplicando inconscientemente la ley de la atracción.

 

Y estas personas exitosas no son necesariamente las más religiosas, es decir no andan rezando en las iglesias, ni andan haciendo afirmaciones por aquí o por allá; entonces repito, no digo que las afirmaciones no sean útiles, sino que debe haber una forma sencilla, práctica y rápida para aplicar con fe y actitud un procedimiento que logre nuestros objetivos, como yo digo, con un chasquidos de dedos.

 

Por lo tanto ante esa propia limitación que yo me planteé en mi mente (que las afirmaciones son un camino largo y no único), no me queda otra opción por medio de mi investigación que llegar a ese “método directo”.

 

Entonces ahora sí, volvamos a esa parte final que apliqué, indicada en el libro citado:

 

Cuando yo me concentré en el entrecejo y dio resultado (algunos podrán decir coincidencia, pero el que estudia esta materia sabe que las coincidencias no existen, son simplemente mensajes), inmediatamente lo relacioné con lo que había leído en otras bibliografías, que hablaban sobre el sexto chacra o tercer ojo.

 

Así que volví a interiorizarme sobre que decían estos otros artículos respecto a este tema.

 

Según dichos artículos el cuerpo humano tiene siete centros energéticos, distribuidos en línea a lo largo del centro del cuerpo; el ubicado entre los ojos es el sexto o también llamado tercer ojo.

 

Estando este sexto chacra relacionado con la glándula pituitaria; representando este chacra la percepción, la intuición y el conocimiento, siendo el punto de conexión con la fuente ilimitada de sabiduría.

 

(Fuente consultada: http://www.consultacartas.com/articulo_el_tercer_ojo.html)

 

En esa misma página de donde saqué la información, dice que para activar este chacra hay que ponerse en un estado de meditación, preferentemente al amanecer o atardecer.

 

Vean como nuevamente surgen las coincidencias con la ley de la atracción: Cuando se dice (en esta última) que para comunicarse con el subconsciente hay que hacerlo preferentemente de mañana luego de levantarse, o a la noche antes de acostarse. Y que la forma que tiene el mismo (el subconsciente) para comunicarnos sus mensajes, es por medio principalmente, de la intuición.

 

Y por otro lado aquí yo vuelvo a chocar con el método, donde explica que se debe emplear los siguientes procedimientos: Meditar en un lugar con colores blancos y vestido de blanco, etc, etc,. Es decir termino en el mismo punto, los ricos no andan haciendo todo eso.

 

Sin embargo veo como aparecen puntos coincidentes en distintas filosofías y religiones, que se van uniendo en lo mismo y que es el corazón de mi teoría: La Biblia (ya he hecho algunas traducciones-interpretaciones personales) nos muestra el método pero oculto a la simple vista por las parábolas.

 

Antes de continuar permítanme largar una carcajada, anticipándome a los que me criticarán diciendo que fomento el ocultismo; lo hacen cuando hablo sobre la ley de la atracción, imagínense ahora que cito al “tercer ojo”.

 

Y en ese sentido dejo aclarado que soy cristiano y que creo en Dios; pero no por ello me voy a cegar por lo que las religiones y gobiernos dicen, sin realizar mis propias investigaciones y verificar tanto de un lado como del otro, quién dice la verdad, o lo que es lo más importante de todo, “cómo la verdad se distribuye un poco en cada uno”.

 

Lo que quiero decir con esto último es: Los científicos dicen que Dios no existe porque no hay pruebas materiales. Y ante dicha afirmación yo (que creo en Dios) no digo como los que me critican, esos científicos son unos blasfemos, al contrario, yo me permito también realizarme el mismo cuestionamiento, ¿Dios existe?, pero a diferencia de los científicos puedo determinar su existencia, no por pruebas materiales, sino por pruebas espirituales.

 

Porque ahí es donde fallan dichos científicos, nosotros no somos materia, eso es sólo nuestra apariencia imaginaría, somos básicamente espíritu y debemos considerar nuestros comportamientos como consecuencia de ello.

 

Entonces retomando el hilo de este artículo, de la misma manera que me permito preguntarme sin rasgarme las vestiduras ¿Dios existe?, por qué no puedo preguntarme: ¿Estas otras filosofías o religiones no estarán diciendo parte de la verdad?.

 

O acaso, ¿los cristianos somos tan soberbios de creernos que somos más importantes y superiores que los demás, suponiendo que tenemos la única verdad?.

 

Es decir, yo como investigador no descarto nada y por medio de ir atando “coincidencias”, veo cómo me aparecen en la mente ciertos versículos de la Biblia, que hoy no puedo dar una afirmación, pero que me dejan pensando y a tal efecto cito los siguientes versículos:

 

El Evangelio según San Mateo dice en 7,13-14:

 

13- Entren por la puerta angosta, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que conduce a la ruina, y son muchos los que pasan por él.

 

14- Pero ¡qué angosta es la puerta y qué escabroso el camino que conduce a la salvación! Y qué pocos son los que lo encuentran.

 

El Evangelio según San Mateo dice en 17,20:

 

20- Jesús les dijo: “Porque ustedes tienen poca fe. En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a este cerro: Quítate de ahí y ponte más allá, y el cerro obedecería. Nada sería imposible para ustedes.

 

Luego cuando se hace referencia en el Apocalipsis, de cómo está construida la Ciudad Santa donde mora Dios y por dónde se entra, dice respecto a ello en 21,21:

 

21- Las doce puertas son doce perlas, cada perta está hecha de una sola perla.....

 

Pero antes de continuar con el análisis de estos versículos (ya se estarán imaginando su relación con la glándula pituitaria), voy a profundizar la información sobre esta glándula también llamada hipófisis, la que es del tamaño de un grano y la misma según los hindúes, se relaciona con la intuición (el sexto chacra).

 

Ahora bien, mirando su función fisiológica vemos que la misma, que está ubicada en el centro del cráneo justo detrás del entrecejo, es la glándula maestra por excelencia que se encarga de regular el funcionamiento de las demás glándulas. Y lo más llamativo de todo, se encarga de segregar hormonas y principalmente la “hormona melatonina”.

 

(Fuente consultada: http://energiacraneosacral.com/web1_varios/pituitaria_pineal.html)

¿Me van siguiendo? Bien, ahora veamos cuál es la función de la melatonina:

 

La glándula pituitaria segrega la melatonina durante la noche en reacción a la oscuridad, alcanzando su mayor nivel a media noche y disminuyendo durante la mañana, permitiendo la misma regular nuestros ciclos de sueño; es decir es la hormona que nos permite dormir.

 

(Fuente consultada: http://dheausa.com/ES%25melatonina.htm)

 

Ahora veamos como todo se va relacionando, entre la combinación de estas tres fuentes sobre las que yo centro mi atención:

 

  • Según la ley de la atracción, el secreto (para conseguir los deseos) está en comunicarse con el subconsciente. Lo que se logra con mayor éxito en un estado de pre-sueño; y respondiéndonos el subconsciente por medio de las intuiciones.

  • Fisiológicamente la glándula pituitaria, relacionada con el “tercer ojo”, es la encargada por medio de la melatonina, de ingresarnos a un estado de sueño.

  • Según la Biblia debemos recorrer un camino de fe para llegar a entrar a la “Ciudad Santa” descripta en el Apocalipsis.

 

Habiendo planteado estos puntos, ahora volveré sobre los versículos antes transcriptos. Y ante ellos yo me planteo la siguiente hipótesis de investigación:

 

La Biblia (ya lo he dicho antes) es un libro de metafísica; y en el caso particular del versículo del Apocalipsis, dice que la puerta más importante es del tamaño de una perla y yo me planteo y me pregunto y ahí viene la hipótesis:

 

Esa puerta (del tamaño de una perla) ¿no será la glándula pituitaria?

 

La Biblia dice que la puerta para entrar al paraíso es estrecha, del tamaño de una perla y hasta yo me digo cuando dice que si tuvieran la fe del tamaño de un granito de mostaza, ¿no se estará diciendo que el tamaño es efectivamente ese, porque está refiriéndose a dicha glándula?.

 

Muchos me dirán, que la puerta es pequeña, entre otras cosas, porque no pasamos físicamente sino espiritualmente. Y está bien, pero yo voy más allá y como planteé, tal vez, no sólo simbólicamente sino también literalmente, nos esté indicando dónde se ubica “esa puerta” y no soy taxativo porque sería soberbio de mi parte hacerlo, ya que no puedo decir si estas relaciones que vi, son producto de mi intuición o simplemente de mi mente racional.

 

En conclusión, como narré al principio de este artículo, se cumplió mi deseo aplicando pragmáticamente parte de un método explicado en un libro y como consecuencia de ello, encontré esas “coincidencias” y relaciones, entre la Biblia, la ley de la atracción y la función de esa glándula.

 

Y para ir terminando, rescato la coincidencia más importante que encontré al pronunciar en mi mente mi deseo:

 

Centrar mi deseo en una esfera blanca de protección es = a una perla y es = que ingresar a la Ciudad Santa donde tendremos la protección celestial.

 

Ahora supongamos por un momento que mi hipótesis fuera acertada, ¿en qué nos ayudaría?.

 

Si la glándula pituitaria sería el punto físico dentro de nuestro cuerpo, por donde nos comunicamos espiritualmente con esa sabiduría superior; dicho conocimiento nos puede permitir como hice yo con la historia personal que comenté, en centrar nuestra fe en ese punto.

 

Lo cual en sí mismo no sea lo que da resultado, pero tal vez sirva para dirigirnos con mayor fuerza a nuestro objetivo.

 

Si este artículo es producto de mi imaginación o de mi intuición, sólo el tiempo y las pruebas lo dirán.

 

A partir de ahora y de aquí en adelante la verdad de la “Palabra” empieza a develarse, el que quiera entender que entienda.

 

Si deseas saber más sobre la ley de la Atracción y acceder a un directorio con los mejores enlaces de libros y artículos que tratan sobre la Ley de la Atracción y la Física Cuántica, puedes ingresar gratis en http://secretoalexito.jimdo.com/

 

Desde Mar del Plata, Argentina, hacia todo el mundo, Walter Daniel Genga.

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    Sergio F (sábado, 19 febrero 2011 08:20)

    Me parece excelente tu investigacion, y tu compartirla con todos en este Blog. Me gustaria agregar que Rene Descartes en su libro "Pasiones del alma" dice: "Hay en el cerebro una pequeña glandula en la que el alma ejerce sus funciones mas particularmente que en las demas partes" y tambien dice: "...esta glandula es la principal sede del alma" Esta sería la glandula Pineal. Espero que te sea util este dato. Un abrazo.

  • #2

    sonjha (miércoles, 26 diciembre 2012 14:53)

    me gusta su artículo, muy bueno. Donde puedo encontrar mas información sobre la glandula pituitaria? Gracias

  • #3

    Walter Daniel Genga (jueves, 27 diciembre 2012 07:27)

    Más que in formación sobre la glándula pituitaria, deberías leer artículos que hablan sobre el tercer ojo e independientemente de los enlaces que cité en mi artículo, puedes por tus propios medios investigar en las páginas que elijas y analizar por ti mismo que página es seria y cual no. Toma lo que yo y lo que cualquiera diga como una guía, pero no como un ejemplo; ya que tu propia mente es la debe discernir el camino a seguir. Saludos, Walter.

  • #4

    Armando Ramirez (domingo, 07 junio 2015 05:01)

    Appreciable Amigo Walter:
    Encontre tu block buscando respuestas sobre la importancia y funcionamiento de la glandula pineal, somos una familia Christiana y El Señor nos ha estado guiando al conocimiento de la verdad. Y Hemos encontrado mucha ayuda gracias a Dios y a cada uno de ustedes.
    Si te interesa me puedes mandar Un Email.

  • #5

    walter daniel genga (lunes, 08 junio 2015 14:47)

    Estimado Armando Ramirez: Si usted se acercó hasta mi, será porque algo debo aprender de usted, y el tiempo lo dirá. Saludos, Walter Genga.